Cuando se acercan los exámenes, surgen los nervios, los agobios, los miedos… pero todas estas sensaciones pueden superarse si los alumnos se anticipan y no dejan todo el trabajo para última hora. La mayoría de las veces, la clave del éxito en los exámenes pasa por la planificación y la práctica de las técnicas de estudio que ya conocen.

En nuestros cursos les guiamos para que estudien de forma correcta y preparen sus exámenes de manera eficaz. Lo hacemos explicándoles estos 5 pasos:

Cómo estudiar para un exámen

1. Organizar el tiempo de estudio:

El primer paso antes de comenzar a estudiar un examen, es el de planificar bien el tiempo de estudio del que dispone el alumno. Para eso, se recomienda hacer una lista de las asignaturas que se deben estudiar cada día. El tiempo que se asigne a cada una de ellas dependerá de diferentes factores. Entre ellos, se tendrá que tener el cuenta la capacidad del alumno en cada materia, la proximidad de las fechas de los siguientes exámenes, la cantidad de temas que tenga repasar,  la dificultad de asimilar la teoría y la posibilidad de ponerla en práctica, etc.

2. Elegir y adecuar el lugar de estudio:

El segundo paso es el de elegir un lugar en el que el alumno se sienta más cómodo estudiando. Debe encontrar un sitio en el que pueda evitar posibles distracciones. Por ejemplo, si el alumno se distrae fácilmente mirando por la ventana, debe escoger una habitación o una posición que evite esa tentación. Si lo que le distrae es el ruido, es recomendable que busque el sitio más silencioso y tranquilo, alejado de otras personas y sonidos.

Una vez establecido el lugar de estudio, es importante que la mesa esté ordenada. Para eso, debe preparar todo el material que va a necesitar para ir sacándolo y guardándolo según lo vaya usando. Así, evitará el caos mental que le puede provocar de manera inconsciente tenerlo todo descolocado encima de la mesa.

Otro factor esencial a la hora de estudiar es la luz que se utilice. Sea solar o artificial, lo ideal será evitar la fatiga visual adicional que puede ocasionarle. Independientemente del tipo de luz que se use, el alumno debe prestar atención a la posición y la distancia a la que se sitúe el foco luminoso, las sombras que produzca, la intensidad con la que ilumine, etc.

3. Preparar las clases:

El tercer paso es preparar las clases con antelación. La tarea de echar un vistazo al temario antes de que se vea en clase o leer el texto que se va a trabajar al día siguiente es más importante de lo que normalmente cree el alumno. Realizando esta tarea previa que puede suponer muy poco tiempo y esfuerzo, consigue que el temario que le explique el profesor en clase le resulte mucho más familiar.

Además, si hace una lectura previa del texto, dispone de un tiempo extra para la reflexión. De ese modo, puede apuntar las dudas que considere para resolverlas si las sigue teniendo después de haber tratado el tema en clase.

4. Tener una actitud activa en clase:

El cuarto paso está muy relacionado con lo que ya se ha explicado en el tercero. Si realmente al alumno le interesa comprender lo que está trabajando en clase y quiere aprobar un examen, el hecho de tener una actitud activa en clase le va a facilitar realmente la tarea.

Estar atento, preguntar las dudas que le vayan surgiendo, tomar apuntes, coger notas, matizar aclaraciones e, incluso, explicar de manera gráfica lo que tiene en la mente, va a ahorrarle tiempo de estudio. Gran parte del éxito que tendrá finalmente en el examen dependerá de la actitud y de la escucha activa que muestre en la clase.

5. Trabajar después de clase:

Si se han ido cumpliendo los cuatro pasos anteriores. El quinto paso debe ser el de trabajar lo que ya se ha comprendido después de clase. ¿Cómo hacerlo?

A cada alumno puede servirle un método de estudio distinto. Pero, en general, suele servir a todos los alumnos elaborar esquemas explicando ideas y conceptos con sus propias palabras. No consiste en memorizar todo lo que se ha tratado, si no en establecer un índice con los contenidos más importantes que debe recordar y que ya se han explicado en clase.

¿Habéis probado los 5 pasos para estudiar mejor antes de un examen? ¿Os han servido? ¿Añadiríais alguno más?

¡Contadnos vuestra experiencia!