Conseguir hacer un buen resumen de un texto es una de las tareas que, normalmente, más cuesta a nuestros alumnos y alumnas. Sin embargo, los resúmenes les ayudan mucho a la hora de repasar y memorizar los contenidos más importantes que deben retener antes de un examen. También, sirven para mejorar la comprensión lectora, la expresión escrita, la capacidad de síntesis y ampliar el vocabulario.

En nuestras clases de técnicas de estudio en Getafe vemos, de manera teórica y práctica, cómo deben hacerlo. Pero, además, en este artículo, les daremos algunas de las claves que les ayudarán a conseguirlo.

La clave esencial para resumir, de manera correcta, cualquier tipo de texto está relacionada con la capacidad de comprensión lectora. Es necesario entender las ideas principales que se exponen en él. Un buen resumen debe ser breve, conciso y bien redactado. Para ello, hay que seguir los siguientes cinco pasos:

Paso 1: Leer el texto las veces que se necesiten hasta llegar a comprenderlo.

Desde las primeras lecturas, el alumno debe ser capaz de identificar las ideas principales que se exponen en el texto. Deben saber distinguir las distintas partes que lo forman y saber extraer, en una oración, de qué está hablando.

Paso 2: Ver la importancia que tienen cada una de las ideas que se expresan en el texto.

Para ello, es necesario subrayar las palabras y las expresiones más importantes descartando las ideas que no lo son tanto. Si es necesario, hay que buscar en el diccionario el nuevo vocabulario o las palabras cuyo significado no se tenga claro.

Paso 3: Realizar un esquema previo ordenando, por importancia, las partes que se van a desarrollar en el resumen.

Primero se debe presentar la idea general que trata el texto. Después, destacar las ideas principales. Y, al final, incluir las ideas secundarias.

En el resumen se suele alterar el orden de exposición que se presenta en el texto inicial, pues lo importante del resumen es exponer las ideas dotando a la redacción de la máxima coherencia y cohesión.

Paso 4: Redactar el resumen utilizando vocabulario sencillo y propio.

Dar forma de redacción al esquema que se ha elaborado en el paso anterior. Es preferible utilizar oraciones simples y cortas que abusar de las subordinadas y las enumeraciones que nunca acaban.

Paso 5: Leer y repasar el resumen.

Para comprobar que es comprensible, incluye todas las ideas que se habían anotado en el esquema y evitar posibles incoherencias, errores gramaticales o faltas de ortografía.